El embarazo no deseado

El embarazo no deseadoUn tipo llega a su casa, abre la puerta y se encuentra a su hija llorando:
- Pero ¿qué te pasa, chiquilla?
- ¡Ay, papá! ¡Qué disgusto tan grande!
- ¿Pero qué pasa?
- Pues... que estoy embarazada -responde ella
El padre se lleva las manos a la cabeza:
- ¡Pero qué he hecho yo para merecer esto! ¡Otra boca que mantener! ¡Y yo estoy en el paro! ¡Por favor...! ¡No podrías darme un disgusto peor!
La hija lo interrumpe:
- Pues tengo un disgusto peor: ¡El padre es negro!
El padre vuelve a llevarse las manos a la cabeza sollozando:
- ¡El padre es negro! ¡Seguro que es un muerto de hambre! ¡Lo que me faltaba...!
Y, mientras dice esto, se asoma a la ventana y ve un ferrari inmenso del que baja un negro, atractivo, alto, fuerte, lleno de anillos de oro. Ve cómo se dirige a la puerta de la casa y, a los pocos seguros, llaman a la puerta. El padre abre y se encuentra al negro en cuestión, quien le pregunta:
- ¿Es usted el padre de Clara?
- Eh... sí...
- Mire, mi nombre es Christian, soy el futuro padre de la criatura, y quería decirle que no tengo intención alguna de casarme con su hija, aunque me responsabilizaré totalmente del niño. Si es niño, lo llamaremos Christian, igual que yo, y nada más nacer ingresaré un millón de euros en su cuenta corriente para asegurar su educación y pondré a su nombre una cadena de hoteles. Si es niña, la llamaremos Clara, igual que la madre, y pondré no uno, sino dos millones de euros en su cuenta corriente, y pondré a su nombre una cadena de restaurantes de lujo y mi negocio de transporte aéreo. Todo esto si nace, porque si no naciese...
El padre lo interrumpe y le dice bajito:
- Si no nace... no te preocupes, te la tiras de nuevo ¡¡y ya está!!