Incomprensión

Me gritó "¡Sal de mi vida!". Yo le respondí "¡Pimienta de mi corazón!" y se enfadó aún más. No entiendo.