La operación

La operaciónUn hombre lleva a su mujer a una clínica para ser sometida a una intervención quirúrgica. Como se trata una operación larga, el tipo regresa a su casa para atender a sus hijos que habían quedado solos. Más tarde, llama a la clínica para interesarse por el resultado de la operación.
- Buenas tardes, ¿puedo ayudarle?
- Hola, ¿es la clínica el Progreso?
- Sí, señor
- Le habla Pedro Ripiales. Quiero saber cómo salió mi esposa...
Pero, en ese momento se produce un cruce de líneas y el teléfono se conecta por error con el responsable de un taller de reparaciones que estaba hablando con un cliente sobre el arreglo de una motocicleta
- Hola, hola, ¿me están oyendo? Parece que se cortó...
- Lo oigo perfectamente, señor. No se preocupe, en cosa de dos días se la entregaremos
- Entonces, ¿todo va bien?
- Sí, ¡pero qué problemático fue! La desmontamos toda por dentro. Tenía muchísimas cosas en mal estado, pero ya las cambiamos y dentro de dos días va a poder montarla
- ¿¡Montarla!? Caballero, no le permito...
- Sin miedo alguno. Le cortamos el tubo de admisión porque lo tenía muy largo. ¡Se ve que usted le da duro!
- Pero, señor...
- El desgaste de las paredes nos lo demuestra. Usted debería engrasarla más a menudo
- ¡Eso es demasiado, caballero!
- Además, debo decirle que su pistón está muy usado. No vale nada. Como usted comprenderá, le introdujimos un pistón más grueso que el suyo y hemos quedado sorprendidos del resultado. También le ampliamos el tubo de escape que estaba abollado
- ¿Tubo de escape?
- Sí, por donde salen los gases, ya sabe... Estaba casi completamente tapado, pero ahora quedó que da gusto
- ¿Pero, qué mierda...?
- No se inquiete, que ahora todo marcha bien. Yo mismo la probé. Después la hemos montado siete personas, una tras otra, y con todos se ha portado maravillosamente