Las orejas quemadas

Las orejas quemadasDos amigos se encuentran en el bar y uno ve que el otro tenía las dos orejas quemadas.
- Pero ¿qué te ha pasado en las orejas?
- Ya ves... Estaba planchando, llamaron por teléfono y, con las prisas, contesté con la plancha...
- Qué mala suerte... ¿y la otra oreja?
- ¡¡Pues que el muy idiota volvió a llamar!!