Soy tan feo...

Soy tan feo...Soy tan feo que, cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres para pedir la recompensa. Mi padre les contestó que quería más pruebas.